Agentes de la Policía Nacional Civil y soldados del Ejército guatemalteco desalojaron la carretera en Chiquimula en la que migrantes provenientes de Honduras se encontraban desde el sábado 16 en su camino a Estados Unidos.

Alrededor de las 8 de la mañana (hora local), los casi 7.000 migrantes trataron de pasar. Sin embargo, el grupo que se encontraba al frente de la fila fue recibido a garrotazos por el ejército para detener su avance.

El ejército también detonó una bomba aturdidora y lanzó gases lacrimógenos para hacer que el grupo de migrantes retrocediera del anillo de seguridad. Varias personas, incluidos niños, se vieron afectados por los gases.

El gobierno de Guatemala señaló que autoridades hondureñas no han cumplido con acuerdos alcanzados en semanas previas.

México anunció el reforzamiento de seguridad en puntos fronterizo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.