Museo Del Valle De Tehuacán

Albergado en el Ex Convento del Carmen, un edificio del siglo XVIII, el tema principal de este museo es el maíz: su domesticación, el control de agua, la mazorca de teozintle que es la más antigua de México, en fin, todo lo que necesitas saber de este cereal que fue piedra angular de Mesoamérica. A lo largo de tu trayecto verás ejemplares de semillas prehispánicas, utensilios de lícita, cerámica, máscaras y chimallis.

Manantiales Peñafiel Y Garci-Crespo

Al llegar a este museo empiezas tu recorrido aprendiendo sobre la historia del manantial, desde 1445 cuando los pobladores ya sabían sobre las cualidades curativas de los minerales del agua. Pasas por un mural de Desiderio Hernández Xochiliotzin que narra la historia de Tehuacán, por un jardín de cactáceas, salas con maquinaria, manuales y más, hasta llegar al lugar de nacimiento de un manantial. Incluso podrás degustar el agua de El Chorrito.

Jardín Botánico Helia Bravo Hollis

Ubicado dentro de la Reserva de la Biósfera Tehuacán-Cuicatlán, este jardín cuenta con una impresionante variedad de cactáceas en su entorno natural. Con una serie de senderos por los que puedes caminar, podrás apreciar estos enormes cactus algunos de los cuales están en peligro de extinción. Ahí también se encuentra el Cerro de Cuthá, que fue sagrado para la cultura popoloca, y a sus faldas hay un horno de cal y una salina prehispánica.

Catedral de la Inmaculada Concepción

Su construcción inició con motivo de las celebraciones del 203 aniversario de la caída de Tenochtitlán y, como era costumbre de la época, se realizó con piedra y adobe. Aunque ahora es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, fue hasta 1962 que esta iglesia subió a la categoría de catedral. Llama la atención los códices y plumas verdes de quetzal junto al término renacentista ‘hojas de canto’; sincretismo católico y prehispánico.