Ante la división en la bancada de Morena en el Senado por la disputa de la Mesa Directiva, el presidente Andrés Manuel López Obrador envió de regreso a Manuel Velasco con la encomienda de operar la aprobación de la iniciativa de revocación de mandato y calmar las aguas.

Se sabe que el ex gobernador de Chiapas solo estará en su escaño tres meses, pues se perfila para integrarse al gabinete presidencial en diciembre.

Mucho se comenta el trato a Mónica Fernández en el pasado Informe presidencial, pues no fue sentada en primera fila junto a Porfirio Muñoz Ledo, entonces todavía presidente de la Cámara de Diputados, y tampoco fue presentada, así como sí ocurrió con los representantes de los otros Poderes de la República.

La nueva presidenta de la Mesa Directiva tuvo que ver el mensaje sentada en las filas de atrás, casi en el anonimato, hecho que muchos interpretan como una reacción presidencial y un mensaje a Ricardo Monreal, quien operó el reemplazo de Martí Batres.

En la industria farmacéutica no hubo acuerdos concretos y sí regaños en la reunión programada ayer en la Secretaría de Salud, cuyo titular, Jorge Alcocer, plantó a los representantes de la comisión correspondiente del CCE, Canifarma, AMIIF y Amelaf, entre otras, y tampoco participaron los subsecretarios Hugo López-Gatell y Asa Cristina Laurell, “señal de que poco les interesa el tema”.

Encabezó la reunión Héctor Guerrero, funcionario que a decir de los participantes solo los confrontó, por lo que no ven interlocución con la 4T.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.