Por Roberto Alonso Terán Soto.

Tehuacan.–Eran las 9 de la mañana cuando arribó dentro de una camioneta color blanco el funcionario público Víctor Canaan Barquet, quien vemos procedente de ciudad Serdán para enfrentarse de nuevo a una segunda audiencia programada para las 10:00 horas.
Su familia en las afueras de la sala número uno se observaban tranquilas muy seguras de la libertad de Víctor, pero ahí se encontraba su verdugo Brisa, fiscal anticorrupción quien con tan sólo una libreta en su poder calculaba el tiempo preciso para la hora del encuentro y definición de este enfrentamiento con la justicia.
Un poco tardío se convocaron ambas partes siendo las 11:20 ingresa la fiscal a la sala uno de sala uno para escuchar al juez de control sobre la definición del amparo solicitado por el indiciado, que seguro estaba de su libertad.
12:15 horas el juez otorga la libertad, sale relajada la fiscal, traía el as en la manga tan pronto de su libertad sale airoso Víctor Canaan había logrado su libertad, quizá pensando en un rico mole de caderas, pero la ruleta le cambió el giro y estaban como zorro a su presa los policías ministeriales quienes de forma rápida se acercaron y le comentaron que era detenido por una orden de Aprehensión que tenía por otro delito, el juego de la fiscal salio perfecto jaque mate.
Ante esta estremecedora noticia aquélla muralla viviente se desplomó tal cual muñeco de trapo.
Payasada o verdad se decían entre ministeriales quienes aún así continuaban custodiando a su detenido, quién aún permanencia tirado el el piso, mientras su familia y ciudadanía apoyaba en reanimarlo.
Ante esta situación se solicitó paramédicos de bomberos quieres al llegar lo observaron y definiría que era la presión, más no fue traslado a ningún hospital.
Más tarde sentado en su silla solicitó leer la orden de aprehensión y se despide de su familia y es de nueva cuenta custodiado por la autoridad y reenviado a prisión otro delito más en su contra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.