Asumimos nuestra responsabilidad y vamos a atender de manera integral el problema del derrame del Río Sonora, empezando por la salud de la gente, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Independientemente del plan para la conciliación entre todos los actores involucrados, el compromiso del gobierno federal es actuar. Vamos a resolver lo más pronto posible lo de la atención médica, que el hospital de Ures esté en condiciones para atender a la población”, enfatizó.

En conferencia de prensa matutina, el mandatario dijo que periódicamente evaluará las acciones de las secretarías de Salud y de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), así como órganos desconcentrados, para solucionar la contingencia.

“No se le había dado a pesar de ser una demanda muy sentida de la gente. No se va a quedar nada más en el diagnóstico del problema, sino que vamos a estar actuando”, aseguró.

El pasado 18 de diciembre, representantes de la Semarnat, de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), de la Secretaría de Salud, de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), realizaron una visita al Río Sonora y sostuvieron una reunión con ocho presidentes municipales de la región, además de legisladores.

El titular de la Semarnat, Víctor Manuel Toledo Manzur, indicó que los tres niveles de gobierno, federal, estatal y municipales, trabajarán de manera conjunta e intercambiarán información.

Precisó que las autoridades del Gobierno de México también se reunieron con 200 afectados ambientales.

Luego de constatar las deficiencias del Hospital General de Ures, el secretario de Salud, Jorge Alcocer, dio a conocer que la unidad carece de equipo para hacer estudios clínicos y personal de la salud.

Expuso las condiciones en las que se encuentra el inmueble que Grupo México se comprometió a construir para resarcir el daño a los habitantes de la zona y señaló que el diseño no cumple con las características que debe tener un hospital.

Explicó que es necesaria una Unidad de Vigilancia Epidemiológica Ambiental y Sanitaria de Sonora que permita medir y evaluar los efectos de la exposición a cromo, zinc, hierro, cadmio, aluminio, plomo y manganeso que afectan a los habitantes no solo desde 2014 cuando ocurrió el derrame, sino de tiempo atrás debido a la actividad minera.

El secretario Jorge Alcocer explicó que la estrategia de atención integral a la salud de la población de toda la zona afectada contempla la realización de diagnósticos especializados, vigilancia epidemiológica, vigilancia ambiental, salud mental y promoción de la salud.

Presentó el proyecto de rehabilitación y ampliación del Hospital General de Ures, así como una estimación de médicos, especialistas y enfermeros que se requerirán para llevar a cabo estas acciones.

Precisó que los salarios son aproximaciones y se les dotará de excedentes de hasta el 20 por ciento del cálculo mensual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.