0 0
Tiempo de lectura: 2 minutos
Read Time:2 Minute, 10 Second
  • Se construye “cámara neurosensorial” de nueva generación: Secretaría de Salud
  • No hay cura conocida para los trastornos del espectro autista

CIUDAD DE PUEBLA, Pue.- En el marco del Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, que se conmemora este día, la Secretaría de Salud, a través del responsable del Centro Estatal de Salud Mental (CESM), José Antonio Aguilar Domínguez, calcula que uno de cada 160 niñas o niños en el estado presenta algún tipo de Trastorno del Espectro Autista (TEA).

Las afecciones se caracterizan por algún grado de alteración del comportamiento social, la comunicación y el lenguaje, precisó.

Aguilar Domínguez detalló que los TEA aparecen en la infancia y persisten hasta la adolescencia y edad adulta.

En la mayoría de los casos, añadió, los TEA se manifiestan en los primeros cinco años de vida. Los afectados presentan a menudo afecciones comórbidas, como epilepsia, depresión, ansiedad y trastorno de déficit de atención e hiperactividad; el nivel intelectual varía mucho de un caso a otro y va desde un deterioro profundo hasta casos con aptitudes cognitivas altas.

Apuntó que actualmente el Centro Estatal de Salud Mental cuenta con cinco médicos psiquiatras, capacitados para emitir diagnósticos correctos y psicólogos especializados para el manejo integral de una persona autista, toda vez que no existe una causa específica para explicar el trastorno.

La evidencia científica disponible indica la existencia de múltiples factores, entre ellos los genéticos y ambientales, que hacen más probable que un niño pueda padecer un TEA.

Los TEA pueden limitar de manera significativa la capacidad de una persona para sus actividades diarias y participación en la sociedad; a menudo influyen negativamente en los logros educativos, sociales y en las oportunidades de empleo, aunque algunas personas con TEA pueden vivir de manera independiente hay otras con discapacidades graves que necesitan constante atención y apoyo durante toda su vida. Es por eso que la intervención en la primera infancia es muy importante para optimizar el desarrollo y bienestar de las personas.

Aguilar Domínguez destacó que no hay cura conocida para los TEA, sin embargo, las intervenciones psicosociales basadas en la evidencia, como la terapia conductual y los programas de capacitación para los padres y otros cuidadores, pueden reducir las dificultades de comunicación y comportamiento social y tener un impacto positivo en la calidad de vida de las personas.

Finalmente, dio a conocer que actualmente se construye la “cámara neurosensorial” de nueva generación en el CESM con la cual se pretende beneficiar con terapia a pacientes con trastorno por déficit de atención e hiperactividad, trastornos del espectro autista y del neurodesarrollo, así como pacientes con discapacidad intelectual leve.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.