En rueda de prensa en la ciudad de Puebla, reveló que la nominación del alcalde de Atlixco, Guillermo Velázquez Gutiérrez (que impulsaba la dirigencia estatal) se cayó por ser identificado como morenovallista.

Aunque el Instituto Nacional Electoral (INE) amplió hasta el 23 de marzo el plazo para registrar coaliciones, Larios Córdova puso en duda firmar un convenio con PRD-MC y se pronunció por “dejar las cosas que ya están bien”, es decir, solo competir en candidatura común.

Asimismo abrió la puerta a los partidos locales que en 2018 integraron la coalición Por Puebla al Frente, es decir, Compromiso por Puebla (CPP) y Pacto Social de Integración (PSI).

Cárdenas insistirá en destapar deuda

A pesar de que ahora sea el candidato de los partidos con los que gobernó Moreno Valle, Cárdenas Sánchez aseguró que mantendrá su demanda de que se transparente la deuda pública heredada por el exmandatario.

Aunque refirió que la revisión de contratos y reapertura de cuentas públicas será una función del Congreso del Estado y la Auditoría Superior del Estado (ASE), se comprometió a seguir pugnando porque “se destape todo”.

Negó que su postulación refleje incongruencia porque en el pasado llamó a boicotear a los partidos que ahora representa y porque arremetió contra ellos por poner “candados” a las candidaturas independientes.

Defendió que sus críticas siguen vigentes y no cambiarán porque la ley en la materia sigue siendo restrictiva, pero se dijo agradecido con PAN, PRD y MC por hacer caso al llamado de académicos y organizaciones civiles que pugnaron por un candidato ciudadano.

Finalmente rechazó que su candidatura sea un intento de revancha contra Morena y el presidente Andrés Manuel López Obrador, por negarle la postulación el año pasado a pesar de que ya había un acuerdo previo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.