Fuertes detonaciones y ráfagas de armas de fuego sacudieron el jueves varias zonas de la ciudad mexicana de Culiacán, cuando fuerzas de seguridad arrestaran momentáneamente al hijo menor de Joaquín “El Chapo” Guzmán, sentenciado a cadena perpetua en Estados Unidos.

El caos que provocó el arresto fallido también dejó como resultado un número indeterminado de heridos y la fuga de presos de una cárcel de dicha localidad.

La decisión de las autoridades de seguridad fue sustentada en la aparente superioridad numérica de los criminales luego de la detención de Ovidio Guzmán, además de que, con la medida, se buscaría ‘salvaguardar’ la seguridad de la población civil en Culiacán y así terminar con la jornada de balaceras y disturbios en las calles.

Durante la conferencia de esta mañana el Gabinete de Seguridad, Alfonso Durazo indicó que Ovidio Guzmán, hijo de ‘El Chapo’ nunca estuvo formalmente detenido.

Ello pese a que, el operativo que se realizó para su captura se trató de una acción directa en la que se cumplimentaba una orden de aprehensión con petición de fines de extradición. 

Sin embargo, las autoridades que participaron en dicha acción fueron agredidos cuando se encontraba en espera de orden de cateo al domicilio de Ovidio Guzmán López en Culiacán, Sinaloa.

Durazo también enfatizó que no existe “ningún pacto con el crimen organizado, estamos trabajando para que acontecimientos como el de ayer dejen de suceder”.

En conferencia de prensa desde Culiacán y acompañado por los secretarios de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval, y de la Marina, Rafael Ojeda, el funcionario federal sostuvo que “no hay falta del Estado ni ausencia del gobierno federal en esta decisión”.

No buscamos enlutar hogares, sino resarcir el desgarrado tejido social, no vamos a regresar al tiempo de las masacres generalizadas… Vamos a acatar el desafío de la paz, pero no convirtiendo a México en un cementerio mayor al que ha sido”, expresó Durazo Montaño.

A su vez, el secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval indicó que el personal de las fuerzas de seguridad actuó de manera precipitada y con falta de planeación, además de que desestimó el poder de fuerza y convocatoria del grupo de Guzmán López, hijo del narcotraficante preso en Estados Unidos.

Refirió que en el operativo conjunto, que fue una acción directa contra Ovidio Guzmán López, se registró un fallecido, 19 bloqueos, 14 agresiones a elementos militares y de la Guardia Nacional, así como siete elementos del Ejército heridos, un oficial y ocho elementos de tropa detenidos y liberados sin lesiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.