Más de 40 personas han muerto y decenas resultaron heridas, según los medios y las autoridades locales, después de una estampida en un evento de Lag Ba’omer en el norte de Israel.

Decenas de miles de personas se reunieron en el monte Meron para celebrar la festividad religiosa judía.

“El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, afirmó que la estampida de Merón fue uno de los peores ‘desastres’ de la historia del país y declaró un duelo nacional para el domingo.

En su visita al lugar de la tragedia, envió un mensaje a las familias de las víctimas y prometió una ‘investigación exhaustiva, seria y profunda’ para asegurase ‘de que tal desastre no se repita'”.

La separación entre las hogueras en torno a las que cantan y bailan los peregrinos durante la noche, forzada por las medidas de seguridad de la pandemia, originó cuellos de botella donde se pudo desencadenar la estampida.

La mayoría de las víctimas perecieron asfixiadas en un paso de apenas tres metros de anchura que, según declaraciones de testigos, había sido cerrado por la policía por razones de seguridad.

Muchos de los lesionados tuvieron que ser traslados en helicópteros militares a distintos hospitales del país. El Ejército desplegó centenares de soldados y unidades médicas en las tareas de rescate después de que los contingentes policial y sanitario civil se vieran desbordados. Socorristas, agentes y militares declararon a los medios locales que se habían sentido horrorizados ante la magnitud de la catástrofe

Esta mañana la Policía comenzó a identificar a las víctimas “y trabaja para localizar a los desaparecidos”, dijo en un comunicado donde solicitó a los familiares que aporten datos concretos que puedan ayudar a identificar a sus seres queridos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.