Tras encabezar la reunión del Gabinete de Seguridad en Mérida, Yucatán, el presidente Andrés Manuel López Obrador destacó que en este estado “prácticamente no hay violencia ni inseguridad; es un ejemplo a seguir”.

Reconoció que parte de los resultados se deben a la labor de las autoridades de la entidad.

Acompañado del gobernador Mauricio Vila Dosal, escuchó el reporte del secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, quien afirmó que la tendencia en la incidencia delictiva en Yucatán, va a la baja.

De diciembre de 2018 a julio de 2019, no se han registrado homicidios dolosos vinculados a la delincuencia organizada y en este tipo de ilícitos, el estado ocupa el lugar número 32 en la República.

Las fuerzas federales tienen presencia con el despliegue de casi 9 mil 976 elementos a lo largo de las dos coordinaciones regionales en que se organiza la entidad; 2 mil 25 son de la Secretaría de la Defensa Nacional, 446 de la Marina, 384 de la Guardia Nacional, 95 de la Policía Federal, 3 mil 626 de la Policía Estatal y 3 mil 400 de la Policía Municipal.

El titular de la Sedena indicó que hay 476 efectivos por cada 100 mil habitantes, lo que cumple con la media internacional que establece que los estados deben tener 300 policías por cada 100 mil habitantes, es decir, un superávit de 58 por ciento en el estado.

El presidente López Obrador refrendó su postura de atención a las causas de la violencia y la inseguridad a partir de generar bienestar en la población.

Aunado a ello, sostuvo que son factores importantes la preservación de las costumbres y tradiciones de las comunidades; que las autoridades no estén vinculadas a la delincuencia, el trabajo conjunto a nivel interinstitucional, las reuniones diarias de los encargados de la seguridad para estar pendientes de la incidencia delictiva en todo el país y evitar el consumo de drogas.

Al respecto, el jefe del Ejecutivo dijo que no descarta la posibilidad de que se legalice el consumo de ciertas sustancias con uso médico.

Adelantó que al cumplir un año de gobierno, podría convocar a una consulta para reflexionar de manera colectiva en torno al tema.

“Poco a poco avanzaremos en la pacificación del país; vamos a reconciliarnos. Es el momento de la paz y la unidad”, expresó.

Sobre la construcción del Tren Maya, reiteró que no habrá afectaciones al ambiente porque la mayor parte de la construcción ocupará la vía que se tiene desde el siglo pasado.

“Va a generar empleos y reactivará la economía del sureste con una inversión cercana a los 150 mil millones de pesos”, explicó.

En cuanto a los amparos por el Aeropuerto Internacional ‘General Felipe Ángeles’ en Santa Lucía, dio a conocer que el Poder Judicial está desechando los recursos porque no tienen fundamentos.

“Pronto empezaremos a construirlo. Tenemos el proyecto, las autorizaciones de impacto ambiental y no requeriremos de inversión extranjera; se hará con presupuesto público, dinero de todos los mexicanos”, puntualizó.

Reafirmó el compromiso de terminar el hospital de Ticul y resaltó que en Yucatán hay avances en la entrega de los ‘Programas Integrales de Bienestar’, siendo las comunidades indígenas las que tienen prioridad para recibir los beneficios.

Acerca de la aprobación de las leyes secundarias en materia de educación, el presidente consideró que son necesarias.

Dijo que se encuentra a la espera de que en el Senado de la República suceda lo mismo con este marco legal para iniciar una etapa nueva y mejorar el sector educativo, “no con medidas coercitivas, ni privatizando la educación. Se reabrirán las Escuelas Normales” y los egresados, agregó, tendrán derecho a ejercer automáticamente.

Este día el presidente se reúne con el presidente electo de Guatemala, Alejandro Giammattei, para revisar la implementación de programas sociales que contribuyan a enfrentar el fenómeno migratorio. Posteriormente, continuará en Yucatán la gira en hospitales rurales del IMSS Bienestar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.