Por lo menos 10 de cada 100 talleres de confección de prendas de vestir que operaba  en forma clandestina quebró como consecuencia de la crisis   provocada por la  pandemia, así lo confirmó el presidente de La Canaives, Rufino López Perez.

Aunque la industria legalmente establecida también sufre los efectos de la crisis,  dijo que  se dejaron de producir un  promedio de 900 mil prendas al mes,  pues antes de la pandemia alcanzaban 1.5 millones de prendas y hoy sólo 600  mil

El panorama para este sector  en el primer bimestre del año es complicado porque se están generando más gastos que ingresos, por lo   aplican estrategias   para no  disminuir las fuentes de empleo.

Comentó que ante la reapertura gradual que se ha tenido se ha logrado algunos pedidos de tiendas departamentales, aunque no son los que se tenían anteriormente, pero esto ha permitido que se tengan recursos para el pago de nómina, servicios e impuestos, no así de ganancias.

López Pérez mencionó que la producción que están generando las maquilas afiliadas a Canaive sólo abastece el mercado nacional,  sólo al 20 por ciento de los 70 mil empleos que se generaban hace un año

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.