Es una lástima que el presidente Andrés Manuel López Obrador haya venido a iniciar la campaña electoral a favor del partido MORENA en Puebla. Su anquilosado, viejo y rancio discurso respecto al supuesto fraude en la entidad, solo evidencia que nunca superó la derrota electoral en nuestro estado.
Estaremos vigilantes que el gobierno interino y los ayuntamientos de MORENA no acaben repartiendo el frijol con gorgojo al que se refiere, lamentamos que se haya convertido esta primera visita del presidente de México en un acto proselitista.
Finalmente, el Presidente debería respetar sus tres principios, no mentir, no robar y no traicionar al Pueblo. Algo que no ha cumplido su gobierno y mantiene polarizado a nuestro estado y al país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.