0 0
Tiempo de lectura: 2 minutos
Read Time:2 Minute, 21 Second

Un medicamento barato y de amplia disponibilidad en el mundo se ha convertido en una esperanza para el tratamiento de pacientes graves de COVID-19.

Se trata de la dexametasona, un fármaco esteroide que al ser suministrado en dosis bajas ha demostrado ser uno de los mejores avances en la lucha contra el virus, dicen los expertos de Reino Unido que lo probaron

El medicamento es parte de la prueba más grande del mundo de tratamientos farmacológicos que ya existen y que trata de averiguar si pueden funcionar para el coronavirus.

En el caso de la dexametasona, disminuyó en un tercio el riesgo de muerte en pacientes graves que ya estaban conectados a respiradores artificiales.

Y en los enfermos que necesitaban oxígeno, el riesgo de muerte se redujo en una quinta parte.

Antoni Trilla, médico del Hospital Clínico de Barcelona y asesor científico del Gobierno, llama a la cautela: “Después de todos los líos habidos con otros fármacos es necesario aplicar una dosis extra de prudencia”. “Estos son datos preliminares, debemos esperar a ver todos los datos debidamente publicados para juzgar”, añade.

Este tratamiento se aplica a los enfermos graves en España desde hace meses. “Hasta ahora ha sido lo único que podíamos decir con seguridad clínica que mejoraba el estado de los pacientes”, explica Pilar Ruiz-Seco, adjunta de medicina interna del hospital Infanta Sofía de Madrid. “Pero antes de endiosar a los corticoides [la clase de fármacos que engloba a la dexametasona] hay que tener en cuenta que tienen riesgos”, advierte. Hasta ahora este tipo de fármacos estaban contraindicados para luchar contra los virus porque se ha demostrado con otras infecciones como el MERS que aumenta la replicación viral, por eso la OMS lo desestimó en su ensayo Solidarity», explica. Además este fármaco deprime el sistema inmune, lo que aumenta el riesgo de infecciones por bacterias. “Usar corticoides contra un virus supone un cambio de paradigma, pero tiene sentido porque apoya la teoría que lo que realmente mata en el covid es la parte inflamatoria [la respuesta inmune exagerada, como la tormenta de citoquinas]”, señala.

Los resultados preliminares del estudio británico apoyan otros previos que habían visto beneficios en este fármaco, incluido un estudio retrospectivos de unos 400 pacientes realizado en el Hospital Puerta de Hierro de Madrid. El trabajo, aún no revisado por expertos independientes, muestra que los corticoides reducen la mortalidad en un 41%. Otro trabajo realizado en España antes de la pandemia y publicado en The Lancet Respiratory Medicine apuntaba a que la dexametasona aliviaba la inflamación pulmonar grave causada por infecciones graves. «A pesar de estos resultados, aún queda camino por recorrer, por ejemplo identificar a qué pacientes hay que dar el fármaco, cuándo y a qué dosis”, opina Cristina Avendaño, presidenta de la Sociedad Española de Farmacología Clínica y coautora del primer estudio.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.