El ex secretario de Movilidad y Transporte, Guillermo Aréchiga Santamaría, se despachó ‘con la cuchara grande’ para entregar concesiones de transporte público a sus allegados, mismas que el gobernador Miguel Barbosa Huerta sentenció serán revocadas en su totalidad.

El gobernador reiteró que durante los primeros meses de su gobierno la dependencia en cuestión incurrió en muchos actos de corrupción, como la permisión de la invasión de derroteros, extorsión a transportistas y concesiones entregadas a modo.

Todas estas situaciones reventaron en el mes de mayo, cuando el mandatario decidió despedir al ex diputado federal también se dieron de baja a los delegados de tránsito a quienes calificó de rateros, todo esto inclusive en medio de un operativo policial en el que se tomaron las instalaciones de la SMT.

Barbosa Huerta explicó que en un principio le dio la instrucción a Aréchiga Santamaría de no entregar concesiones hasta que se regularizara todo el tema del transporte público después de que se aplicó el ‘tarifazo’ en octubre del 2019, sin embargo, el ex secretario desobedeció esta orden y dio concesiones a allegados.

 El gobernador se comprometió a que junto con la actual titular de la SMT, Elsa María Bracamonte, se revisarán todas las concesiones dadas por el ex funcionario, pues prometió que todas serían revocadas.

Dijo ha tenido diálogos con derroteros, taxistas y empresarios representantes de las plataformas de transporte ejecutivo, en donde los acuerdos han sido para atender el tema de la invasión de derroteros, ruta pirata y acabar con toda la corrupción que impera en el tema de transporte público.

Sobre las denuncias  de  fraudes en los que ha incurrido la organización denominada transporte organizado de Tehuacán dijo que no los conoce, pero  se comprometió a que en breve estará aquí la nueva secretaria de transporte para poner orden.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.