Integrantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Puebla acusaron al dirigente estatal, Néstor Camarillo Medina, de adeudar 1 millón 40 mil pesos a 52 personas que hicieron diferentes trabajos durante la campaña electoral y consideraron que no sería bueno avalar su reelección.

En rueda de prensa los militantes explicaron que no son parte de la nómina del partido, pero Camarillo Medina se comprometió a pagar 50 mil pesos a 52 personas para que realizaran actividades durante el proceso electoral, incluida la vigilancia de los votos.

El 10 de agosto el consejo político estatal aprobó que el nuevo dirigente sea elegido por asamblea de consejeros y el límite de gastos de campaña será del 2 por ciento del tope de gastos de campaña en la elección de gobernador de 2017-2018. Néstor Camarillo anunció en ese mismo evento su intención de reelegirse.

A través de un comunicado el Comité Directivo Estatal del PRI rechazó tener adeudos con los militantes y señaló que los quejosos podían acudir a las instalaciones del partido para aclarar la situación.

“Las obligaciones contraídas con nuestras estructuras se han realizado en tiempo y forma en la sede del PRI Puebla. En atención a lo anterior hacemos una cordial invitación a los compañeros inconformes para que asistan a las instalaciones del Comité Directivo Estatal del PRI Puebla para tratar este asunto en la Secretaría de Acción Electoral”, estableció el comunicado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.