A un costado de las instalaciones de la Prepa Ibero, en San Andrés Cholula, a plena luz del día fue ejecutado un joven de 23 años de edad, supuestamente propietario de un remolque de comida rápida, instalado en la zona de food trucks sobre Avenida del Sol. Su acompañante resultó lesionado y se le reporta grave.

La mecánica de los hechos se desconoce, sin embargo, todo apunta a un ajuste de cuentas, pues al occiso no le robaron ninguna pertenencia ni dinero en efectivo del negocio que según testigos, tenía pocos días en operaciones.

Aproximadamente a las 12:30 horas, personal del 911 y del C5, recibieron llamadas anónimas informando que atrás de la Universidad Iberoamericana, específicamente en la zona de remolques de Avenida del Sol y Avenida de la Niñez, se habían efectuado detonaciones de arma de fuego.

Paramédicos de SUMA valoraron a un joven de 23 años de edad, que posteriormente fue identificado como Estéfano Alvarado “N”, quien ya no contaba con signos vitales; además se le dieron los primeros auxilios a su acompañante  Juan González de 24 años de edad, la ambulancia 089 del Sistema de Urgencias Médicas Avanzadas (SUMA), fue que lo trasladaron al Hospital Ángeles, donde se le reporta delicado pero estable.

Policías estatales y municipales de San Andrés, entrevistaron a testigos que aseguraron, Estéfano y el lesionado estaban comiendo afuera del negocio Chick’n Waffles –un food truck-, cuando llegaron entre cinco y seis sujetos a bordo de un automóvil Nissan Sentra de color blanco.

En cuestión de segundos, bajaron del vehículo y realizaron alrededor de cinco detonaciones, para luego escapar sobre Avenida del Sol con rumbo hacia la Vía Atlixcayotl. A pesar del operativo que se montó, no se dio con su paradero.

La Ibero comunicó a la sociedad y a la comunidad estudiantil, que los hechos ocurrieron fuera de sus instalaciones y posteriormente anunció la suspensión de clases a partir de las 15:00 horas, para no entorpecer el trabajo de las autoridades.

La Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal de San Andrés Cholula, confirmó que no se trataba de un estudiante, sino del propietario del remolque de comida rápida.

La versión de un posible asalto quedó descartada por parte de los agentes investigadores, se trató de un ataque directo del que ya se está indagando el móvil, según fuentes cercanas a la Fiscalía General.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.