El 19 de agosto de 1839 Luis Daguerre presentó ante la Academia de Ciencias de Francia su último inventó: el daguerrotipo, que permitía capturar una imagen a través de un proceso químico. Ese día también se liberó la patente del daguerrotipo, dando lugar al desarrollo de la fotografía.

Pero el Día Mundial de la Fotografía es una iniciativa del fotógrafo australiano Korske Ara que ha ido aumentando su difusión e importancia, de forma que ahora se celebra en todo el mundo. Desde 2007, a instancias de este fotógrafo se organizaba un concurso de fotografía donde podía participar cualquier persona y cuya recaudación se destinaba a una organización para la atención médica de la infancia. Cualquier persona podía participar, y se pasó de los 250 participantes el primer año, hasta más de 500 millones de personas en 2017.

La tecnología de consumo ha invadido al usuario con la fotografía por todos los frentes posibles, ya sean con las cada vez más asequibles cámaras digitales, los smartphones o a través de las redes sociales como Facebook, Instagram y Pinterest.

Las redes sociales y los smartphones han conseguido que subamos una foto al instante de lo que estamos haciendo y que nuestros amigos la comenten. Que compartamos en tiempo real el recorrido de un viaje, que digamos lo que estamos comiendo o cuál es nuestro primer regalo de cumpleaños. Ya la frase “Vente a casa para enseñarte las fotos de nuestro viaje…” ya es cosa del pasado.

Y recuerda, las imágenes no sólo son capaces de plasmar la realidad, también son capaces de impregnar de sentimientos un instante. “Una imagen vale más que mil palabras“.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.