A partir de este lunes, las plantas de Volkswagen y Audi en Puebla regresarón a las actividades de manera gradual, con 1,120 y 1,170 trabajadores técnicos, respectivamente, con el permiso federal, pese a que el gobernador, Miguel Barbosa Huerta, insistió que no hay las condiciones para operar aún porque el estado está en “alerta máxima” de contagios por Covid-19.

De acuerdo al vocero del Sindicato Independiente de Trabajadores de la Industria Automotriz Volkswagen de México (Sitiavw)José Manuel Aburto Hernández, la empresa entre sus 100 medidas sanitarias, aplicará pruebas rápidas para detectar casos en el ingreso a la fábrica; además que el martes de la semana pasada iniciaron a preparar las líneas de ensamble y a recibir capacitación sobre las medidas de higiene.

Luego de casi tres meses de mantener suspendida su producción, las plantas de Volkswagen y Audi así como unas 35 proveedoras retomaron este lunes actividades de manera formal, pese a que el gobierno del estado señaló que no hay condiciones para que ello ocurra. Esto implicó la movilización de casi 25 mil empleados.

Necesario disminuir contagios para regresar

Durante la conferencia de este lunes Barbosa Huerta indicó que los decretos que emitió para impedir la reactivación del sector productivo están vigentes y sentenció que deben respetarse, aunque no habló de sanciones para quienes los incumplan.

Hizo un llamado a Audi y a VW, pues son las empresas más grandes del estado, para que se sumen al pacto comunitario. Indicó que es necesario que todos los sectores de la entidad hagan un esfuerzo por disminuir los contagios y así lograr condiciones para la llamada “nueva normalidad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.