El hambre está creciendo paulatinamente y se han perdido años de avance a nivel mundial, mientras que la amenaza de no tener un plato de comida asegurado alcanza ya al 26,4% de la población, asegura un nuevo estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, la FAO.

El número de personas que padecen hambre ya alcanza a más de 820 millones de personas, o una de cada nueve en el mundo, un número que supone un retroceso en los avances hechos desde 2010.

En África el 20% de la población sufre de hambre, en Asia el 11%, y en América Latina casi el 7%, debido principalmente a la situación en Venezuela

Según el informe, el aumento del hambre en todo el mundo se debe a que la economía de muchos países se ha desacelerado o contraído. Sorprendentemente, en la mayoría de los casos, no se trata de países de ingresos bajos, sino de naciones de ingresos medios.

“La desaceleracion de la economia tiene eventos bastante nocivos, porque se ve reflejada en problemas de desempleo, en problemas de salarios, etc. Y eso llega a aminorar el poder adquisitivo de los hogares. Son los más pobres y los más vulnerables los que se ven menos preparados ante la eventualidad de los eventos económicos adversos”, asegura Marco Sanchez-Cantillo, experto de la FAO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.