La violación y la violencia sexual en los conflictos son tácticas de terrorismo y de guerra que se emplean de manera estratégica para humillar, degradar y destruir y a menudo para llevar a cabo una campaña de depuración étnica. Nunca se las debería considerar simplemente una consecuencia inevitable de la guerra. La violencia sexual es una amenaza al derecho de todas las personas a una vida digna y a la paz y la seguridad colectivas de la humanidad.

El 19 de junio de 2015, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó (A/RES/69/293) observar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Sexual en los Conflictos el 19 de junio, con el fin de concienciar sobre la necesidad de poner fin a la violencia sexual relacionada con los conflictos, honrar a las víctimas y los supervivientes de la violencia sexual de todo el mundo y rendir homenaje a los que han dedicado su vida a luchar para acabar con este tipo de delitos.

2019

Décimo aniversario del Mandato

Este 2019 marca el décimo aniversario del establecimiento del mandato y la Oficina de la Representante Especial del Secretario General sobre la Violencia Sexual en los Conflictos. Durante esta última década, ha habido un cambio de paradigma en cómo la manera de entender el flagelo de la violencia sexual relacionada con el conflicto y su impacto en la paz y la seguridad internacionales, así como en la respuesta que debe darse para prevenir tales delitos y los servicios multidimensionales que necesitan los supervivientes de este tipo de violencia. A pesar de este cambio de paradigma, sigue siendo esencial reconocer y abordar la desigualdad de género como la causa y el factor fundamental de la violencia sexual, incluso en tiempos de guerra y paz.

Un enfoque centrado en los supervivientes

Los efectos de la violencia sexual vinculada a los conflictos se dejan sentir durante generaciones debido al trauma, el estigma, la pobreza, los problemas de salud y los embarazos no deseados. En un esfuerzo por contrarrestar estos efectos, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó la Resolución 2467 el 23 de abril de 2019 que, por primera vez, respalda un enfoque centrado en el superviviente para contrarrestar, prevenir y aliviar la violencia relacionada con el conflicto en situaciones de conflicto y posteriores a conflictos.

El enfoque centrado en las personas que sobreviven este tipo de violencia tiene varias facetas, entre otras, garantizar la justicia para dichas personas y sus hijos e hijas y el fin de la impunidad de los perpetradores de la violencia sexual en los conflictos. Este tipo de enfoque exige una mayor atención a la seguridad física y económica de los supervivientes, lo que incluye salud mental, física y sexual. Además, este enfoque garantiza la prestación de ayuda para la subsistencia a través de proveedores de servicios debidamente capacitados, en colaboración con organizaciones de la sociedad civil internacionales y locales.

Mesa redonda: “La importancia de un enfoque centrado en los supervivientes”

Miércoles, 19 de junio de 2019 (10:00-11:30 horas)
Consejo de Administración Fiduciaria, Sede de las Naciones Unidas, Nueva York

El 19 de junio se celebra un acto público para conmemorar el cuarto año del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Sexual en los Conflictos.

Supervivientes de la violencia sexual en los conflictos: las mujeres y sus hijos e hijas

En este día, fomentamos la solidaridad con las personas que han sobrevivido a la violencia sexual en los conflictos y sufren los diversos estigmas que se derivan de este tipo violencia, como ser asociadas con grupos armados o terroristas o haber tenido hijos fruto de la violación a manos del enemigo. El enfoque centrado en el superviviente, destinado a aliviar el estigma y reparar el tejido social, debe, por lo tanto, centrarse en la recuperación posterior al conflicto a través de la Resolución 2467. Con este enfoque, las mujeres pueden recibir la mayor parte de ayuda que necesitan. Además, el enfoque permite contrarrestar los estigmas sociales que arrastran las víctimas, y sus hijos e hijas, de la violencia sexual relacionada con el conflicto.

La celebración de este día, es una buena ocasión para fomentar este tipo de enfoque centrado en los superviviente y para compartir cómo se aplica este enfoque en todo el mundo.

Puedes seguir el tema en las redes sociales bajo la etiqueta en inglés #EndRapeinWar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.