El municipio de Coxcatlán y la región del Valle de Tehuacán, es reconocido como  la cuna de la agricultura  y de la irrigación mesoamericana .

Del año 800 al 150 a.C  los popolocas realizaron el descubrimiento de la  agricultura de irrigación manejando el agua de  lluvia y emprendieron la construcción de la  monumental presa del Purrón y el canal de  Santa María en la cuenca de Purrón al sureste del valle de Tehuacán.

La monumental obra de la presa del Purrón,   pudo haber sido construida en etapas del año 750 A.C  y concluida antes del año 300 de nuestra era, mide 18 metros de altura, más de 400 metros de largo de lado a lado de la barranca  con lo que pudo almacenar más de dos y medio millones de metros cúbicos de agua.

En las actualidad, se conserva  el 80 por ciento de la enorme  estructura   de esta presa prehispánica ubicada en la cuenca del  Purrón, que drena el arroyo Lencho Diego, al sureste del  Valle, en el municipio de Coxcatlán.

 

Hoy se conserva del 95% del canal de Santa María que permitía a los ingenieros popolocas, controlar  los  escurrimientos de agua para canalizar al vaso de la presa para utilización humana  y cuanta agua querían para irrigar los campos de cultivo.

La presa, alcanza un volumen de aproximadamente 370 mil metros cúibicos de piedra y tierra compactada.

En la última fase de edificación requirió del trabajo de 4300 hombres, lo que evidencia el dominio de una red social para organizar y controlar a tal número de trabajadores.

Fuente

Evolución de la Tecnología hidro-agro-ecologica mesoamericana desde su origen prehistórico

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.