Fue alrededor de las 9:30 horas, cuando unas 1000 colectivas de las diferentes rutas, comenzaron a estacionarse en calles aledañas al palacio municipal en protesta por lo que consideran abuso de autoridad, cobros excesivos y malos tratos.

Esta movilización ocasionó  tráfico y que la ciudadanía no pudiera trasladarse a sus lugares de trabajo y otros destinos.

Una comisión del transporte público, ingresó al palacio para entablar un diálogo con las autoridades locales, encabezadas por el regidor de gobernación Israel Nasta de la Torre, para llegar a aun acuerdo.

Las unidades se incorporaron a sus rutas poco después de  las 11 de la mañana